Vulvovaginitis Atrófica en Menopausia Tratamiento Natural Causas y Tratamientos

Vulvovaginitis Atrófica en Menopausia Tratamiento Natural Causas y Tratamientos

Vulvovaginitis Atrófica en Menopausia Tratamiento Natural Causas y Tratamientos

Este problema femenino, conocido como un síndrome, se asocia con una disminución del grosor de la zona y un aspecto seco e inflamado que es resultado de la falta de estrógeno, lo cual la relaciona habitualmente con la etapa menopaúsica, dada su frecuencia en este período de la vida de cada mujer.

La carencia de esta hormona provoca modificaciones en tu organismo, aunque debes saber que esto no signifique que debas dejar tus hábitos ni aprender a convivir con las molestias que ocasiona.

Entre los aspectos que más destacan con su aparición, las féminas expresan que las relaciones íntimas se convierten en un momento doloroso que también puede incidir en el surgimiento de problemas urinarios, debido a la cercanía de ambos conductos.

Vulvovaginitis atrófica en menopausia

Este problema suele ser muy común al llegar a esta etapa de tu vida, por lo que no debes asustarte si percibes algunos de los síntomas que encontrarás en el siguiente punto. Lo importante es que sepas de qué se trata y que tiene solución.

Conversar abiertamente con tu médico tratante será de mucha ayuda y apoyo para ti en estos momentos, pues comprenderás que no estás sola y que con un buen tratamiento podrás seguir llevando tu vida habitual.

Síntomas de vulvovaginitis atrófica

Hay dos aspectos clave en este problema, derivados de la cercanía de su ubicación anatómica:

  • Afectación de la vagina
  • Afectación del sistema urinario

La sintomatología más común abarca aspectos tanto de tu vagina como de tu sistema urinario, pudiendo variar de moderada a grave.

Entre los signos que suelen presentarse figuran los siguientes: ardor en el área tanto en la intimidad como al necesitar orinar, secreciones y sequedad vaginal, escozor, sensación de urgencia por ir al baño o incontinencia, infecciones de la orina, pequeños sangrados durante las relaciones íntimas y menor lubricación.

A esto se une la disminución del volumen del canal de tu vagina, que se estrecha y acorta como resultado natural de la disminución hormonal.

Causas de la atrofia vaginal

Las causas de este síndrome se ubican en la disminución de la producción hormonal, esencialmente del estrógeno. Esto afecta la elasticidad de esa área, transformando su tejido en un elemento de mayor fragilidad.

Esa pérdida hormonal, a su vez, tiene su origen en diferentes aspectos, como lo son, por ejemplo, la llegada de la menopausia, los años previos a esta etapa del ciclo de vida de la mujer, la extirpación por vía quirúrgica de los ovarios (que adelante ese período) y la exposición a radio y quimioterapias.

Inclusive se ha determinado que el tratamiento hormonal que se administra para el cáncer mamario es capaz de provocar este efecto.

Esta situación difiere en cada mujer. En algunas el problema aparece varios años después de iniciar su menopausia y algunas tienen la ventaja de no sufrirlo.

Prevención de la atrofia vaginal

Una recomendación que permite mantener en buen estado estos tejidos consiste en la práctica regular de relaciones íntimas, tengas o no una pareja a tu lado.

Es pertinente, además, que conozcas que hay algunos factores de riesgo que inciden en la aparición de este síndrome.

  • Carencia de relaciones íntimas

El desarrollo de estas actividades posibilita el incremento de la circulación sanguínea y en consecuencia, la elasticidad de los tejidos del área.

  • Nacimientos por cesáreas

Algunas investigaciones señalan que los nacimientos producidos por vía quirúrgica exponen a las mujeres a este problema en mayor proporción que aquellas que culminan su gestación en partos naturales.

  • Tabaquismo

Si fumas, estás alterando el ciclo de tu circulación, disminuyendo la cantidad de oxígeno que puede llegar a cada rincón de tu cuerpo, además de alterar, de igual modo, el efecto que tenga tu propia producción de estrógeno, lo cual es capaz de producir una presencia anticipada de la menopausia.

Como curar vulvovaginitis atrófica

Ante cualquiera de las señales especificadas, conviene que pidas una cita con tu especialista. No tienes por qué sentir vergüenza. Es un proceso natural y así debes verlo para poder sobrellevarlo y superarlo con el tratamiento que te indiquen.

Tu médico te recetará la ingesta de hormonas y algunas cremas o geles que aminoren las molestias. En el caso de requerir medicamentos, es conveniente seguir al pie de la letra la dosis y las indicaciones que te señalen, debido a que en algunos casos deben ser revisadas si el resultado no es el esperado.

Para algunas féminas hay efectos secundarios que tu especialista debe conocer y de los cuales te advertirá para tomar las medidas conducentes a una efectividad más adecuada.

Ten presente que cada caso debe ser tratado como único, como único es cada organismo.

Remedios naturales para la lubricación

Tu especialista puede sugerirte la aplicación de una crema tópica elaborada con ingredientes naturales. En el mercado farmacéutico pueden conseguirse productos elaborados con vegetales seleccionados que permiten aminorar los síntomas de este síndrome.

En general incluyen activos antioxidantes, tonificantes y de acción estimuladora sobre las hormonas que te permiten aliviar el malestar provocado por esta situación. Tu especialista puede también recomendarte algún lubricante, que puede ser un gel hidrosoluble o con base acuosa, que disminuirán tus molestias durante la intimidad.

Su uso es externo y aplicable en varias partes del área e incluso en el miembro viril, con lo cual se hará más sencilla la realización del acto sexual.

Pero si prefieres algo más natural, también tienes algunas opciones en productos como la sábila, el té, el sésamo y otros, como verás a continuación y cuyo empleo depende del grado de resequedad que tengas y del momento de tu vida en que sufras de este problema:

  • Aceite de árbol de té

Al ser antibacterial, combate el desagradable olor que puedas sentir en algún momento en la zona, constituyéndose además en un lubricante idóneo cuyo uso debe ser moderado.

  • Aceite de sésamo

Es un lubricante por excelencia ideal para tratar este problema. Impregna un algodón con esta sustancia y has toques en el área. Usualmente se aplica cada día durante una semana.

  • Aloe vera o sábila

Sus propiedades humectantes pueden ser de ayuda para recuperar el ph natural cuando hay resequedad. Debes mezclar dos cucharadas del gel de esta planta con una cucharada de leche líquida en un envase pequeño. Aplícala cada día en el área externa después de ducharte.

Granos Genitales en los Labios Mayores Femeninos Causas y Tratamientos

Granos Genitales en los Labios Mayores Femeninos Causas y Tratamientos

Existen muchos los motivos por la cual comienza la presencia de los granos en el exterior de la vagina, puede ...
Leer Más
Como Se Debe Limpiar Una Mujer Cuando Orina Después De Ir Al Baño

Como se debe Limpiar una Mujer Cuando Orina Después de Ir al Baño

Cuando se trata de higiene es mucho lo que hay que saber, sobre todo de los cuidados que las mujeres ...
Leer Más
Como regular el periodo menstrual en adolescentes

Como Regular el Periodo Menstrual en Adolescentes.

Es bastante común que algunas adolescentes tengan periodos irregulares durante su primer año de la menstruación. Sin embargo, lo que ...
Leer Más
  • Cúrcuma

Es también un producto antibacterial. Se usa mezclando su extracto con un poco de leche para dar forma a una pasta homogénea. Colócala en tu área íntima con pequeños toques.

  • Yogur natural

Alivia el escozor y la irritación de la zona. Para aplicarlo, impregna un trozo de tela de algodón sobre un poco de yogur y colócalo sobre el área afectada por unos minutos antes de enjuagarte.

  • Manzanilla

Es una opción que ha llegado a ser sugerido inclusive por especialistas para combatir la sensación de irritabilidad de la zona. Para aprovecharlo, debes poner a calentar un litro de agua, retirándola del fuego cuando comience su hervor para añadirle dos cucharadas de sus hojas. Cuando esté fresca, úsala en tu aseo.

  • Valeriana

Su efecto sedante también es útil para esta parte de tu cuerpo. Deja hervir medio litro de agua y añade dos cucharaditas de esta hierba. Retira del fuego y permite que pierda su calor. Tómala antes de dormir, verás cómo te alivia esas molestias.

Leave a Reply

error: Content is protected !!